Santa Cruz - Bolivia

ESCUDO DE ARMAS

Fue el Rey de España Don Felipe IV, el que expidió en Madrid el 7 de noviembre de 1636 a la Ciudad de Santa Cruz de la Sierra, “Muy Noble y muy Leal”, el Escudo de Armas. Este diseño heráldico de armas, que fue recibido en Santa Cruz por el Gobernador Don Cristóbal de Sandoval y Rojas, caballero de la orden de Santiago y consanguíneo principal del Duque de Lerma, probablemente en febrero de 1638, es el más antiguo de nuestros símbolos patrios. Pasaron varias generaciones, antes de que fuera conocido y utilizado de manera oficial el Escudo Cruceño, probablemente por la disputa de soberanía con San Lorenzo. Después de la guerra de la independencia, ya conformada la República, el Gobierno Central intentó asignar un nuevo escudo a la ciudad, siendo rechazado por la sociedad cruceña. El responsable de la reivindicación de este primer símbolo cruceño fue Don Gabriel René Moreno, quien se encargó de documentarlo en el año 1899. El 12 de enero de 1985, el IV Congreso Cívico de la Cruceñidad reunido en Roboré, aprobó la Resolución de adoptar el Escudo Cruceño como símbolo Departamental. El promotor de esta noble iniciativa fue el dirigente cívico provincial Luis Mayser Ardaya. En virtud a ello, el Prefecto del Departamento y Jefe del Gobierno Departamental, Lic. Freddy Landívar Araúz, dictó el Decreto Prefectural No. 11/85, mediante el cual se aprobó “Adoptar el Escudo de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra como símbolo y emblema de todo el Departamento que lleva el mismo nombre de ésta”. (Comité Pro Santa Cruz) SIGNIFICADO DE LOS ELEMENTOS QUE CONSTITUYEN EL ESCUDO CRUCEÑO " El castillo y el león, signos de la monarquía. La corona ducal otorga a la ciudad un elevado rango; la cruz central, símbolo de la religión cristiana; las dos cruces más pequeñas, casi superpuestas, simbolizan la fusión de la vieja Santa Cruz de la Sierra fundada por el Cap. Ñuflo de Chávez y San Lorenzo el Real, pueblo donde se asentó definitivamente nuestra ciudad capital; las palmeras y el árbol ventrudo, llamado toborochi, pueden considerarse como símbolo de la hospitalidad del cruceño, pues los indígenas solían refugiarse en los troncos huecos del toborochi" (versión del Dr. Plácido Molina Mostajo, incluida en su libro "Páginas Históricas").


LA BANDERA CRUCEÑA

Mediante Decreto Prefectural del 24 de julio de 1864, a cargo del Prefecto Tristán Roca, fue creado este símbolo departamental, estableciéndose que estaría constituido por tres franjas horizontales del mismo ancho: verdes la superior y la inferior y blanca la del centro.

Interpretación de sus colores

El color verde de la bandera cruceña simboliza la vegetación de las selvas, llanuras y montañas de la geografía regional. Asímismo, la viva esperanza de un futuro mejor.

El blanco representa la pureza, hidalguía y nobleza del cruceño, su patriotismo y la franqueza de este pueblo.

 


SOMBRERO E SAO

Ley 3708 del 09 de julio de 2007:
Declara e instituye como Símbolo Cultural Cruceño al Sombrero e Sao, elaborado artesanalmente con las hojas de palmera e Sao (Trinithinax Schizophyll), exhortando a las personas y autoridades públicas y privadas, usarlo como muestra de respeto e identificación, con los valores cruceños en todos los actos cívicos patrios, efemérides departamental, feriados y fiestas religiosas notables. 


FLOR DEL PATUJÚ (Caeté)

La Flor del Patujú es considerada como un Símbolo Nacional por su tricolor, desde el año 1990; pero considerando que esta flor es nativa del oriente boliviano, bien se la ha identificado como un símbolo regional, aunque aún se encuentra en proyecto de ordenanza municipal para dicha declaratoria.

Esta flor es muy bien utilizada en representaciones regionales de diferentes tipos, como en vestimentas, afiches, murales y todo tipo de gráficos que quieren expresar nuestra esencia.


HIMNO CRUCEÑO

LETRA: Felipe Leonor Rivera
MÚSICA: Gastón Guillaux Humery

Bajo el cielo más puro de América,
y en la tierra de Ñuflo de Chávez.
¡Libertad! van trinando las aves,
de su veste ostentando el primor.

De las flores el mundo galano,
su ambrosía perfumada ofreciendo
¡Libertad, Libertad! van diciendo
en efluvios de paz y de amor.
   
CORO
La España grandiosa
con hado benigno
aquí plantó el signo
de la Redención.

Y surgió a su sombra
un pueblo eminente
de límpida frente
de leal corazón.

De entusiasmo y de fe rebosante,
venga el hombre y repita ese coro,
que en el suelo del "árbol de oro"
siempre libre y feliz ha de ser.

Que Natura, en transportes de diosa,
abrir quiso con pródiga mano
en el suelo oriental boliviano
sus mil fuentes de gloria y poder.

Siempre libres cruceños, seamos,
cual lo son nuestras aves y flores,
y sepamos vencer los rigores
del que intente a la Patria oprimir.

Nuestro nombre, en tal hora, con sangre
en la Historia dejemos inscrito,
repitiendo de Warnes el grito:
"O vencer o con gloria o morir"

HIMNO A LA BANDERA CRUCEÑA

LETRA: Luis Darío Vásquez  
MÚSICA: Nicolás Menacho Tarabillo

Levantemos la Enseña Sagrada
de la tierra de Ñuflo de Chávez,
con la límpida frente elevada
a la altura gloriosa del Sol.

Hoy juremos de pie, desafiantes,
preservarla sin mancha ni afrenta,
y vivir a su sombra, triunfantes,
o morir defendiendo su honor.

CORO

Desplegada al cielo,
verde, blanco y verde,
brille nuestro suelo
con su resplandor.

Arriba, Cruceños,
hagamos historia,
el excelso sueño
de un mundo mejor.

Con un himno vibrante en el pecho
encendamos la llama sublime
de la Patria, la Ley y Derecho,
como normas de vida ante Dios.

Inflamados de fe y civismo,
orgullosos miremos al mundo,
sin rencor, sin maldad ni egoísmo,
con lealtad, altivez y valor.


NUESTRAS CONQUISTAS

Mientras duró el yugo español, 1810, el desarrollo de Santa Cruz de la Sierra se circunscribía en 11 calles polvorientas y alrededor de 10.000 habitantes entre españoles, mestizos, indios y negros.El río Piraí atravesaba la ciudad por donde hoy es la Av. Cañoto. No existía el agua potable, las paredes de la mayoría de las viviendas eran construidas con barro y sus techos de palmas de motacú. Otras estaban edificadas con adobe y tejas con corredores de alas anchas sostenidas por pilares gruesos.

La plaza de la ciudad estaba en el centro, como en todos los pueblos misionales, con la catedral de construcción rústica. La gente se caracterizaba por su hospitalidad y vivían confiados. Su producción se basaba en el cultivo de yuca, arroz, maíz, café, urucú, la miel de abeja y la caña con una alta elaboración de azúcar negra.

Por disposición real, cualquiera podía solicitar la adjudicación de tierras con título legal, pero los hacendados cruceños jamás se preocuparon de obtener dicho título.

En la década del 50, la construcción de la primera carretera pavimentada en el país, Santa Cruz – Cochabamba, origina un despegue económico; así como las luchas cívicas que lograron rescatar los ingresos económicos para el departamento, fruto de la explotación de los hidrocarburos. Se crearon cooperativas de agua potable, energía eléctrica y teléfono, sistema que luego de su gran éxito en Santa Cruz seria también implantado en el resto de los departamentos del país.

ANDRÉS IBÁÑEZ (1844 - 1 de mayo de 1877) Político y abogado boliviano, líder de la Revolución Federal desarrollada en Santa Cruz entre los años 1876 y 1877, y que creó, aunque por poco tiempo, un gobierno autónomo de carácter federal en Santa Cruz
Candidato a diputado por Santa Cruz en el 1874, competía con Antonio Vaca Diez. Ibáñez fue elegido diputado, pero su actividad política principal la seguía realizando en Santa Cruz.

El igualitario era perseguido permanentemente por las autoridades que lo acusaban de soliviantar a las masas. Ibáñez organizó a sus seguidores y junto a medio centenar de ellos se enfrentó al ejército en Cotoca, después se desplegó hacia la región de chiquitos donde sus adherentes financiaron un ejército de 300 voluntarios que marcharon para tomar Santa Cruz. Los primeros días de noviembre de 1875, fueron detenidos por el comandante Ignacio Romero que los derrotó cerca de la ciudad en un bosque llamado Pororós, solamente la amnistía declarada por el gobierno en febrero de 1876 permitió a Ibáñez ir a la ciudad Cruceña.

Allí reorganizó su partido y proclamó la candidatura del general Daza, más como una maniobra política que confiando en que Daza compartiera sus ideas. Los oficialistas al ver que Ibáñez se fortalecía, metieron intriga a Daza quien ordenó su captura, llevándolo nuevamente a la clandestinidad al igualitario, hasta que en agosto de 1876 fue detenido y engrillado en la cárcel pública.

Un acta firmada por 900 ciudadanos en la que se denuncia “todo genero de tormentos y ultrajes” que cometían las autoridades, devuelven el orden público y resuelven “nombrar prefecto y comandante general del departamento al Dr. Andrés Ibáñez”. Es a partir del 2 de octubre de 1876, que Ibáñez gobierna Santa Cruz poniendo en práctica su programa igualitario.

Los primeros días de diciembre de ese año, 1876, los igualitarios proclaman la federación. Emitieron una proclama de la Junta Superior federal del Oriente, donde sostienen que “una era de paz, igualdad y fraternidad…” El nuevo gobierno federal empezó a ejercer su poder con el nuevo año, 1877, cobrando impuestos a la producción de azúcar y emitió decretos para organizar su funcionamiento. Dejó a los terratenientes las tierras que cultivaban y distribuyó lo restante; así mismo, abolió la servidumbre y otras cargas sociales de los más humildes. Llegó incluso a emitir papel moneda con el respaldo de los bienes públicos.

Los federalistas intentaron hacerse reconocer por el gobierno central de La Paz, el que anoticiado de la rebelión, envió un destacamento militar al mando del general Carlos de Villegas para sofocarla.

Mientras tanto, Ibáñez marchaba hacia Samaipata para desbloquear e implantar la revolución federal en todo el departamento de Santa Cruz. El enfrentamiento era inevitable y ante ese hecho, volvió a la ciudad para reordenar el gobierno federal y acondicionar sus tropas para enfrentar a Villegas. El 3 de Marzo de 1877, dictó el último bando federal disponiendo que todas las fuerzas militares de la ciudad debían retirarse hacia Chiquitos.

Villegas entró en Santa Cruz y con 600 hombres, salió en persecución de Ibáñez y los igualitarios- federales. El 1ro de Mayo de 1877 terminó la persecución, con la muerte de Andrés Ibáñez y tres de sus seguidores en la localidad Cruceña de San Diego.

Al igualitario Andrés Ibáñez se lo considera como “un auténtico precursor de la revolución social en América del Sur”.

REGALÍAS DEL 11%
El Dr. Melchor Pinto Parada, eminente médico, líder y guía de las luchas cívicas por la reivindicación de los superiores derechos de la cruceñidad, por conseguir regalías petroleras para los departamentos productores de esta riqueza; asume la Presidencia del Comité pro Santa Cruz el 1957, iniciando la que sería una lucha intransigente por las reivindicaciones cruceñas, obteniendo grandes y justos logros para el Departamento.

Sale exiliado al Perú el 1959, a raíz de los enfrentamientos sucedidos entre las fuerzas cívicas de Santa Cruz y las represivas del Gobierno Nacional.

“LEY VEGA” SOBRE REGALÍAS

1959, se promulga la Ley que asigna a los departamentos productores de hidrocarburos la totalidad del 11% de regalías; la parte resolutiva dice: “La regalía a que se refiere el Código del Petróleo a favor del Estado, corresponde a los departamentos productores, en cumplimiento de la Ley de 15 de julio de 1938” (Presidente Germán. Busch). Esta es la llamada “Ley Vega”, por haber sido propiciada y defendida por el diputado cruceño Virgilio Vega, con el respaldo de todo el pueblo de Santa Cruz, que luchando durante 2 años detrás de su Comité pro Santa Cruz, obtuvo este beneficio económico para los departamentos productores de petróleo. Sobresalieron en estas luchas el Dr. Melchor Pinto Parada y el joven dirigente Carlos Valverde Barbery, entre otros.

La construcción del ferrocarril y la situación geográfica en la que se encontraba Santa Cruz en aquel entonces; sumada a la pujanza de su gente, promovieron un desarrollo económico que transforma a esta ciudad marginada en la segunda ciudad más importante del país, integrándose a los mercados nacionales e internacionales.

Actualmente, Santa Cruz es una ciudad próspera y moderna, con más de 2.433.602 habitantes (INE) y a la cabeza en cuanto a desarrollo entre los departamentos de Bolivia.

El departamento de Santa Cruz siempre ha sido el gestor de las conquistas nacionales, como las regalías del 11% las autonomías municipales y las autonomías departamentales. En el 2004, Santa Cruz de la Sierra organiza un Cabildo Abierto de las instituciones cívicas, mediante el cual se logró un referéndum, que en el 2006 dio la posibilidad de modificar el modelo administrativo vigente, mediante otro referéndum que se llevó a cabo en mayo del año 2008.

Su economía está basada principalmente en la agropecuaria y la agroindustria, con tecnología moderna que ha permitido diversificar y expandir su producción. También tiene una importante explotación de minerales como el hierro, el oro y petróleo.

El flujo comercial es muy dinámico, por su conexión ferroviaria directa con Argentina y Brasil; y por la presencia del aeropuerto internacional de Viru Viru. El 45% de las importaciones que realiza Bolivia, ingresan por Santa Cruz.

Producto de su estructura económica regional, se ha constituido en el departamento de mayor importancia económica y política del país y con ello el más atractivo para las inversiones nacionales y externas.

En el ámbito turístico, Santa Cruz, ofrece al visitante un sin números de atractivos: religiosos, culturales, históricos, naturales, de diversión. Gracias a su pujanza y desarrollo, se ha convertido en la región de más rápido crecimiento del país y respaldada por su naturaleza hospitalaria representa un atractivo para gente de toda nacionalidad. Por tanto, el Gobierno Autónomo Departamental, consciente de la importancia de promover, impulsar y difundir el turismo, la cultura, nuestras tradiciones, la conservación de nuestro patrimonio turístico; busca consolidar el crecimiento económico de la región y el país.

El incremento del turismo receptivo en Santa Cruz también está ligado al desarrollo de importantes eventos internacionales, como la FEXPOCRUZ, Festivales de Música, Ferias Turísticas – Culturales y Productivas, Fiestas Patronales y Religiosas, Días de la Tradición, etc.; lo que permite explotar el potencial turístico de las 15 provincias en las cuales de divide políticamente el departamento.

Para una mejor organización de su desarrollo económico y social y la promoción del turismo, las provincias están agrupadas por macro regiones que son: El Chaco, Norte Integrado, La Chiquitania y Pantanal, Los Valles y Santa Cruz metropolitana.


HÉROES Y CAUDILLOS DE SANTA CRUZ EN LA ÉPOCA DE LA FUNDACIÓN

EN LA ÉPOCA DE LA FUNDACIÓN ANDRÉS MANSO. No se tiene fecha de su nacimiento. Muere en 1564. Hombre ameno, firme y de carácter templado. Fue nombrado gobernador de la provincia de los “chiriguanaes” en el 1560. Tenía sus diferencias con Chávez.

CAP. ÑUFLO DE CHÁVEZ. Su nombre original era Nufrio de Chaves. De origen español, nació en la comarca de Trujillo, en una ciudad de Extremadura llamada Santa Cruz de la Sierra, en el año 1518.

En 1561, funda la ciudad que lleva el mismo nombre de su ciudad de origen, a orillas del arroyo Sutó. Chávez murió en 1568, asesinado por el cacique Sacuaratáo, durante una expedición hacia tierra de los itatines. Con la muerte de Andrés Manso, Chávez recibe a su cargo las dos gobernaciones reunidas como la Gobernación de Santa Cruz de la Sierra. Dicha Gobernación inicialmente fue dada a García Hurtado de Mendoza, hijo del Virrey quien estaba en Chile, por lo que dejó la Gobernación en manos de Ñuflo de Chávez.

DIEGO DE MENDOZA. Sustituye al acaecido Ñuflo de Chávez, siendo gobernador hasta el 1572. Fue nombrado por un cabildo en Santa Cruz por carácter provisorio, lo que provoca la inquina del virrey del Perú, por no haber sido el quien nombre a la nueva autoridad y dispone el reemplazo de Mendoza.

Santa Cruz no lo acepta y se rebela con franca actitud subversiva; por tal motivo, el virrey envía tropas salidas de Charcas hacia la llanura. Esta tropa es casi completamente diezmada por los chiriguanos y tiene que retornar a Charcas. Mediante tratativas con el Regente del Virreinato, desiste del cargo con el compromiso con el Virrey de olvidar la rebelión, sin embargo, la autoridad no cumple su promesa y procede a la detención y posterior enjuiciamiento.

ANTONIO SANABRIA. Responde al llamado del Virrey Francisco de Toledo, siendo nombrado Gobernador Interino hasta la llegada del titular, Juan Pérez de Zurita.

JUAN PÉREZ ZURITA. Fue Gobernador de Santa Cruz desde 1572 hasta 1580, sucediendo a Diego de Mendoza, según el historiador Hernando Sanabria Fernández.

LORENZO SUÁREZ DE FIGUEROA. En 1590, Suárez de Figueroa fundó la ciudad de San Lorenzo de la Frontera a orillas del Río Guapay. Y en 1595, fue trasladada hasta las llanuras del Grigotá por los ataques de los indígenas. Gobernó hasta su muerte, el 15 de agosto de 1595.

GONZALO SOLIZ DE HOLGUÍN. Gobernó por cuatro periodos, entre el 1595 y el 1626, con diversos intervalos. Fue responsable de la traslación en el 1604 de una gran parte de los habitantes de Santa Cruz de la Sierra, de las faldas de la serranía de Chiquitos a Cotoca, quedando muchos pobladores en la Vieja Santa Cruz de la Sierra.

SUCESIÓN DE GOBERNADORES
A Gonzalo Soliz de Holguín le suceden: Juan de Mendoza Mate de Luna, Beltrán de Otazu y Guevara, Martín de Almendras Holguín, Martín Vela Granado, Nuño de la Cueva, Florán Girón, Cristóbal de Sandoval y Rojas, Antonio Rojas, Diego de Trejo, Diego Hidalgo de Paredes, Francisco Rodríguez Peinado, Juan de Somoza Lozada y Quiroga, Alvaro Velásquez de Camargo, Diego de Berrio, Lorenzo Davila de Herrera, Jorde del Vivero Maldonado, Alonso coca, Francisco de Olivares y Figueroa, Antonio Ribas, Diego de Ampuero y Barba, Sebastián de Solabarrieta y Arancibia, Juan de Montenegro, Benito de Ribera y Quiroga, Diego de Matos y Encinas, Juan Jerónimo de la Riva Agüero, Agustín de Arce y de la Concha, Diego Sánchez del Castillo, José Robledo de Torres, Miguel Diez de Andino, Pedro Galvez Ordoñez, José Antonio Ponce de León y Zerdeño, Gabriel de Acuña Egüez, José Cayetano Hurtado de Mendoza y Dávila, Luis Guillermo Alvarez Gato, Francisco de Argamoza y Zeballos, Cristóbal Retes de Ugalde, Juan Bernardo de la Roca, Juan de Arangoitia, Manuel Urbano Camila, Alonso Berdugo, Luis Alvarez de Nava, Andrés Mestre, Tomás de Lezo, Antonio Seoane de los Santos, José de Ayarza, Francisco Viedma y Narváez, Manuel Ignacio de Sudanés, Pedro José de Toledo Pimentel, Tcnl. Tomás Aguilera.

EN LOS ALBORES DE LA INDEPENDENCIA

Los primeros antecedentes de la guerra de Independencia en la ciudad de Santa Cruz, se dieron en agosto de 1809.

CNL. JOSE MANUEL MERCADO (1782 – 1842). Fue conocido como “El colorado Mercado” por su aspecto de barba y pelo rojizo. Valiente héroe de la independencia de Santa Cruz, participó en las cruentas batallas de la Florida (1814) y la de El Pari (1816) junto a José Manuel Baca “Cañoto”. Se convirtió en el brazo derecho del Cnl. Ignacio Warnes, dirigieron las operaciones de un ejército regular en la baja llanura cruceña.

El 1815 fue gobernador interino de Santa Cruz, mientras Warnes se dirigía a Chiquitos a enfrentar una fracción realista. Después de la muerte del patriota Mercado, Warnes hizo su fuerte en el paraje “Saipurú” que lo constituyó en su republiqueta, desde donde dirigía sus operaciones guerrilleras.

JOSÉ MANUEL BACA “CAÑOTO”. Legendario trovador al que se le atribuye haber sido soldado de las tropas del coronel Mercado.

CNL. JOSE IGNACIO WARNES GARCIA. De nacionalidad argentina. En 1810 se alistó en las filas de la revolución. Fue uno de los grandes héroes de la independencia. Ofrendó su vida durante la revolución, en la batalla del Parí, al frente con el Cnl. José Manuel Mercado y José Manuel Baca “Cañoto”.

El 24 de Septiembre de 1810, ingresa a Santa Cruz de la Sierra, designado como Gobernador Intendente de la provincia, con la misión de reorganizar las fuerzas cruceñas y armarlas a su defensa. Gobernó durante 3 años enfrentándose a los realistas. La batalla más importante fue la de Florida en el 1814, donde los patriotas vencieron a Joaquín Blanco.

Warnes gobernó Santa Cruz desde 1813 hasta 1816. Durante su gobierno liberó a los esclavos negros, con los que formó el batallón de los “Pardos libres”. En los tres años tuvo que enfrentarse con las tropas realistas enviadas por Joaquín de la Pezuela. El enfrentamiento más importante fue la batalla de la Florida, el 25 de mayo de 1814, en la que Warnes y el Cnl. Manuel Alvarez de Arenales vencieron al realista Joaquín Blanco. Warnes continuó la lucha contra el realista Francisco Udaeta, quien había escapado a Chiquitos.

Doctores que habían estudiado en Charcas se levantaron y proclamaron el nuevo gobierno, la “Junta Provisoria”, siguiendo el modelo de la Junta de Buenos Aires. El levantamiento lo liderizaron:

DR. ANTONIO VICENTE SEOANE (1782 - 1858). Nacido en Santa Cruz de la Sierra. Abogado de profesión y patriota. Fue uno de los hombres que estuvo en el levantamiento del 24 de septiembre de 1810 y formó parte de la Junta de Gobierno. Durante la Guerra de Independencia estuvo en Santa Cruz de la Sierra. Al finalizar la misma y como patriota, fue elegido diputado por la ciudad de Santa Cruz de la Sierra ante la Asamblea de 1825. Fue Prefecto del Departamento, además de munícipe de la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. Murió en su ciudad natal en 1858.

CNL. ANTONIO SUÁREZ, dirigió las fuerzas patriotas en 1813 recuperando Santa Cruz. Luego fue electo representante al Congreso Constituyende de la de la Provincia Unida del Río de la Plata, por lo que el Gral. Belgrano, segundo ejército argentino, nombró al Cnl. Ignacio Warnes como nuevo Gobernador de Santa Cruz.

P. José Andrés Salvatierra,
JUAN MANUEL LEMOINE. El día en que estalló la revuelta, para convocar al pueblo se tocó a rebato las campanas de las iglesias principales: Juan Manuel Lemoine forzó sable en mano la resistencia de los frailes del Templo de San Francisco y consiguió acceder a su campana que tocó hasta rajarse, la cual es denominada por esa razón y desde entonces "Campana de la Libertad"
EUSTAQUIO MOLDES. Había llegado desde Buenos Aires, y estaba encargado de difundir las ideas de la Junta Gubernativa de Mayo.

ANDRÉS IBÁÑEZ. Candidato a diputado por Santa Cruz en el 1874, competía con Antonio Vaca Diez. Ibáñez fue elegido diputado, pero su actividad política principal la seguía realizando en Santa Cruz.

El igualitario era perseguido permanentemente por las autoridades que lo acusaban de soliviantar a las masas. Ibáñez organizó a sus seguidores y junto a medio centenar de ellos, se enfrentó al ejército en Cotoca, después se desplegó hacia la región de chiquitos donde sus adherentes financiaron un ejército de 300 voluntarios que marcharon para tomar Santa Cruz. Los primeros días de noviembre de 1875 fueron detenidos por el comandante Ignacio Romero que los derrotó cerca de la ciudad en un bosque llamado Pororós. Solamente la amnistía declarada por el gobierno en febrero de 1876, permitió a Ibáñez ir a la ciudad Cruceña.

Allí reorganizó su partido y proclamó la candidatura del general Daza, más como un maniobra política que confiando en que Daza compartiera sus ideas.

Inmediatamente surgieron las intrigas de los oficialistas que veían que Ibáñez se fortalecía. Daza recibía información distorsionada, al punto de que ordenó su captura. Nuevamente la clandestinidad fue el refugio del igualitario, hasta que en agosto de 1876, fue detenido y engrillado en la cárcel publica.

Un acta firmada por 900 ciudadanos en la que se denuncia “todo género de tormentos y ultrajes” que cometían las autoridades, devuelven el orden público y resuelven “nombrar prefecto y comandante general del departamento al Dr. Andrés Ibáñez”. Es a partir del 2 de octubre de 1876, que Ibáñez gobierna Santa Cruz poniendo en práctica su programa igualitario.

Los primeros días de diciembre de ese año, 1876, los igualitarios proclaman la federación. Emitieron una proclama de la Junta Superior federal del Oriente, donde sostienen que “una era de paz, igualdad y fraternidad.

El nuevo gobierno federal empezó a ejercer su poder con el nuevo año, 1877, cobrando impuestos a la producción de azúcar y emitió decretos para organizar su funcionamiento. Dejó a los terratenientes las tierras que cultivaban y distribuyó lo restante; abolió la servidumbre y otras cargas sociales de los más humildes. Llegó incluso a emitir papel moneda con el respaldo de los bienes públicos.

Los federalistas intentaron hacerse reconocer por el gobierno central de La Paz, el que anoticiado de la rebelión envió un destacamento militar al mando del general Carlos de Villegas para sofocarla.

Mientras tanto, Ibáñez marchaba hacia Samaipata para desbloquear e implantar la revolución federal en todo el departamento de Santa Cruz. El enfrentamiento era inevitable y ante ese echo, volvió a la ciudad para reordenar el gobierno federal y acondicionar sus tropas para enfrentar a Villegas. El 3 de Marzo de 1877, dictó el último bando federal disponiendo que toda la fuerzas militares de la ciudad debían retirarse hacia chiquitos.

Villegas entró en Santa Cruz y con 600 hombres, salió en persecución de Ibáñez y los igualitarios- federales. El 1ro de Mayo de 1877 terminó la persecución con la muerte de Andrés Ibáñez y tres de sus seguidores en la localidad Cruceña de San Diego.

EVALUACIÓN
Carlos Montenegro afirma, en Nacionalismo y Coloniaje, que Ibáñez fue un auténtico precursor de la revolución social en América del sur.

Desde 1825 hasta la fecha (2008), desde el primer Cabildo presidido por José Ignacio Méndez hasta el actual gobernador Rubén Armando Costas Aguilera, han estado al mando de Santa Cruz 223 entre gobernadores, intendentes y prefectos.

REGALÍAS DEL 11% DR. MELCHOR PINTO PARADA

En 1903 nace en Santa Cruz Melchor Pinto Parada, eminente médico, líder y guía en las luchas cívicas de su pueblo por conseguir regalías petroleras para los departamentos productores de esta riqueza.

1957, el Dr. Melchor Pinto Parada asume la Presidencia del Comité pro Santa Cruz, iniciando la que sería una lucha intransigente por las reivindicaciones cruceñas, obteniendo grandes y justos logros para el departamento.

En 1959, sale exiliado al Perú, a raíz de los enfrentamientos sucedidos entre las fuerzas cívicas de Santa Cruz y las represivas del Gobierno Nacional.

“LEY VEGA” SOBRE REGALÍAS

En 1959, se promulga la Ley que asigna a los departamentos productores de hidrocarburos la totalidad del 11% de regalías; la parte resolutiva dice: “La regalía a que se refiere el Código del Petróleo a favor del Estado corresponde a los departamentos productores, en cumplimiento de la Ley de 15 de julio de 1938” (Presidente Germán. Busch). Esta es la llamada “Ley Vega”, por haber sido propiciada y defendida por el diputado cruceño Virgilio Vega, con el respaldo de todo el pueblo de Santa Cruz, que luchando durante 2 años detrás de su Comité pro Santa Cruz, obtuvo este beneficio económico para el departamento. Sobresalieron en estas luchas el Dr. Melchor Pinto Parada y el joven dirigente Carlos Valverde Barbery, entre otros.

En 1982, muere en Santa Cruz el Dr. Melchor Pinto Parada, distinguido médico y líder de las luchas cívicas por la reivindicación de los superiores derechos de la cruceñidad.